VIGO / ESPAÑA

Se acabó reprogramar el envío. O pedirle al vecino que te recoja la compra realizada por Internet. Unos emprendedores gallegos han inventado una puerta que permite a los mensajes dejar su paquete aunque no haya nadie en casa.

La start-up se llama Yolodoor y ofrece en una puerta especialmente preparada para estas situaciones. Por lo tanto, lo primero que hay que hacer es tomar las medidas de la puerta y seleccionar el modelo que nos interesa del catálogo de Yolodoor. En pocos días recibiremos en casa la puerta nueva, que podremos instalar nosotros mismos, sin la necesidad de ningún técnico. Esta puerta incorpora una especie de receptáculo que permite dejar todo tipo de paquetes.

Una vez tenemos la puerta, basta con descargar la APP y con la generación de un código QR que se enviará al repartidor, podremos autorizarlo a abrir la puerta del receptáculo para dejar el paquete. Las puertas de Yolodoor estarán a la venta a finales de año.

https://yolodoor.com

 

¡Comparte!