UIWANG / COREA DEL SUR

La pandemia provocará graves problemas para el medio ambiente. Y es que se estima que cada mes se tiran 129.000 millones de mascarillas y 65.000 millones de guantes de protección. Ante este escenario, un estudiante de 23 años de diseño industrial de la Kaywon University of Art & Design ha comenzado a construir muebles reaprovechando estos residuos sanitarios.

Los primeros productos conseguidos son taburetes hechos a partir de 1.500 mascarillas desechables, sin cintas elásticas ni alambres y fundidas a 300 grados de temperatura. Con la pasta resultante ha logrado construir tres modelos diferentes de taburetes ligeros, resistentes y, por supuesto, sin rastro de coronavirus. La idea ha sido tan brillante que el gobierno coreano y algunas empresas privadas ya se han interesado por ver qué producción podría conseguir hacer en poco tiempo.

más info

¡Comparte!